domingo, 11 de julio de 2010

La fórmula secreta

Mendoza es una ciudad de cartón, con gente acartonada, rayada, cuadriculada, estructurada, parametrada. Si decís que te gusta alguien, te peguntan si estás con esa persona, si decís que amas a alguien preguntan si es tu novio. Si quieren mirar, dan la espalda, si quieren tocar se alejan, si quieren saborear cierran los labios.

Por años escuché decir a muchos amigos acerca de todas las chicas que habían conquistado y a varias amigas hablar sobre los secretos del amor. Después de muchos amores, desengaños agarres, revuelcos, aventuras y desventuras aprendí que la mitad de la vida de muchos es mentira.

Un amigo contaba que tenía tres chicas a la semana y que otra estaba a la velocidad de un mensaje de texto. Un fin de semana en una de esas noches de locura, tras su supuesta ex, me di cuenta que él también se enamoraba. Que también lloraba. Que además anhelaba lo que nunca tuvo. Amor sincero. La vio pasar y no pudo decirle ni una palabra. Ella miró su celular para no verlo. Él se fue caminando triste por las calles de la extravagante y soberbia 5ta sección, sabiendo que no debió jugar esa mano. Ella era la chica.

Una amiga parecía tener todas las respuestas del amor. Siempre sabía cómo, cuándo y dónde levantarse a un chico sin salir lastimada. Antes que un hombre intentara algo con ella, estaba poniéndole la mano en la cara y burlándose de su estúpida forma de querer conquistarla. Se comía los hombres como rocklets, hasta que hubo uno que no pudo pasar. Que amó, odió y volvió a amar. El llegó cuando ella lo dejaba y se fue cuando quiso que nunca se vaya.

Siempre busqué el secreto del amor cada vez que hice el amor. Siempre busqué aquel secreto solo conocido por los conquistadores y las manipuladoras. Escuché con atención las charlas entre mujeres y espié los movimientos de los hombres. Vi mil películas románticas para descifrar. Escuché millones de canciones para identificarme con la ignorancia de otros enamorados.

Ahora sentada frente a él, sé que soy ágil ante los desprecios masculinos. Sagaz ante las preguntas de un hombre. Fuerte ante los embates de un malicioso varón. Inteligente ante los disparates intelectuales de una fémina. Blindada ante las puñadas de los hombres. ¿Saben cuál es el secreto? Encontrar el amor de tu vida. ¿Cómo lo encontrás? Cayendo, parándote, cayendo. Parándote y cayendo hasta que él caiga contigo. Se levante contigo. Ame contigo. En ese instante sabrás que lo sabés todo.

5 comentarios:

  1. Hola Laurita. Definitivamente sos muy cursi, pero me gusta cómo escribís y eso me lleva a leerte. Me encantó que dijeras "Después (de muchos amores, desengaños agarres, revuelcos, aventuras y desventuras) aprendí que la mitad de la vida de muchos es mentira." Yo cambiaría lo que está entre paréntesis por otra cosa, pero porque soy otra persona. Definitivamente me gustó mucho la frase! También me gusta que no sé muy bien dónde estás como narradora... pero lo que pasa es que de narración yo no sé mucho, y tal vez por eso me gusta. Ja.

    Seguí escribiendo! Seguiré leyendo.
    Abrazo.

    ResponderEliminar
  2. ¡Hora! ¡Hola amiguín! Gracias por leer. No pretendo ser una narradora, escritora ni nada que se le parezca, sólo hacer un poco de catarsis, mezclar y plasmar ideas que dan vueltas en mi cabeza muchas veces... puede ser cursi o no, no lo sé. Aunque si te parece así, no puedo decirte más.
    En todo caso, podrías ser algo así como mi monitor, suprimí lo que no te guste, retocalo, lo que quieras y madameló, veamos que surge...

    ResponderEliminar
  3. ¡Lauri! No, no, todo bien, vos escribí como y lo que más te guste. Yo sólo te doy mi opinión porque me parece que mucho de lo que escribís vale la pena. Si no lo creyera así, ni te dejaría comentarios. Creo que el mundo en general le presta tan poca atención a la escritura hoy en día, que me da gusto enterarme de que vos lo hacés y te sale bien. Mis críticas intentan ser constructivas, por supuesto, y espero que las tomes como así. Pero si no te gustan, si te molestan, no tengo ninguna razón para seguir transmitiéndolas. Siempre puedo leer en silencio.
    Beso!

    Pd: ¿con quién estás TAN enojada?

    ResponderEliminar
  4. Pd 1: creo que no le hace falta la comprobación de palabra para los comentarios al blog.

    Pd 2: ¿qué tienen en común los chupetines y las rosas? :P

    ResponderEliminar
  5. Hora! ¡Pará! bajate de la moto, fue de onda lo que te dije, vos tenés un poco más de idea que yo, tal vez me puedas ayudar, las críticas son bienvenidas siempre.

    El enojo es con un sujeto que ni siquiera categoriza como tal. Mejor lo dejamos ahí, no quiero volver sobre el tema, ya demasiado tuve con empezar mi día así.

    Un compañero de la secundaria repetía siempre en forma de chiste: " La vida no es chupetines y rosas" queriendo decir que es amarga, para nada fácil. Por el contrario para mí, es TOTALMENTE AMENA, SIMPLE Y LLENA DE CHUPETINES Y ROSAS... Obvio que con cosas como las de hoy se torna por un ratito en un chupetin de caramelo media hora, pero bueno, de eso se trata. ¿No?

    Besos

    ResponderEliminar