lunes, 23 de agosto de 2010

C C


No son muchas las veces que me pasa. No han sido sino unas tres o cuatro, al menos que recuerde, o que por lo menos quiera recordar. No tienen explicación... Vienen de la nada, y se van después de un rato.
Luego de caminar mucho, de escapar de todo, de caminar por donde nunca lo he hecho, ver a gente que no he visto y que no volveré a ver.
Sí, es raro, aunque no debo ser la única, de eso estoy segura.
Te das cuenta de todo, de las cosas que pasan a tu alrededor, aún cuando te insensibilizas al máximo, sentís que el miedo queda de lado, te sentís la persona más poderosa del Universo pero no lo decís... No es necesario... Sólo uno lo sabe.
La gente pasa por al lado y no lo nota, Claro, no hay cómo!
No tine correlación con ninguna circunstancia de la vida cotidiana, puede ser como cuando sentís que faltan cosas, que te gustaría hacer más, o cuando sentís que sobran cosas, y te gustaría hacer menos. Cuando se está vacío,y cuando ya explotás de lleno.
La verdad es que sí... Soy un poco maniática/idiota/distraída, obvio que te das cuenta de eso, lo sabes, y siempre lo supiste, no me lo vas a decir. Sin embargo, en el fondo, quedará el recuerdo guardado en una pequeña bodega dentro de lo que se llama memoria. No me gusta eso, porque mañana, o ni siquiera eso... en un rato más, volveré a estar igual de feliz y vos te vas a quedar pensando qué fue lo que pasó. Cuando sólo sucedió que hubo un pequeño corto-circuito, pero un corto-circuito con consecuencias sinérgicas...

Sólo con el tiempo...


Después de un tiempo, uno aprende la sutil diferencia entre sostener una mano y encadenar un alma. Uno aprende que el amor no significa sexo, y una compañía no significa seguridad.
Y uno empieza a aprender. Que los besos no son contratos y los regalos no son promesas y uno empieza a aceptar sus derrotas con la cabeza alta y los ojos abiertos. Y uno aprende a construir todos sus caminos en el hoy, porque el terreno de mañana es demasiado inseguro para planes y los futuros tienen una forma de caerse en la mitad.
Y después de un tiempo uno aprende que si es demasiado, hasta el calorcito del sol quema.
Uno planta su propio jardín y decora su propia alma, en lugar de esperar a que alguien le traiga flores. Y uno aprende que realmente puede aguantar, que uno realmente es fuerte, que uno realmente vale, y uno aprende y aprende.
Con el tiempo aprendes que estar con alguien porque te ofrece un buen futuro, significa que tarde o temprano querrás volver a tu pasado.
Con el tiempo comprendes que sólo quien es capaz de amarte con tus defectos, sin pretender cambiarte, puede brindarte toda la felicidad que deseas. Con el tiempo te das cuenta que si estás al lado de esa persona solo por acompañar tu soledad, irremediablemente acabaras no deseando volver a verla. Con el tiempo entiendes que los verdaderos amigos son contados, y que el que no lucha por ellos tarde o temprano se vera rodeado sólo de amistades falsas. Con el tiempo también aprendes que las palabras dichas en un momento de Ira pueden seguir lastimando a quien heriste, durante toda la vida. Con el tiempo aprendes a disculpar, cualquiera lo hace, pero perdonar es sólo de almas grandes. Con el tiempo te das cuenta que aunque seas feliz con tus amigos, algún día llorarás por aquellos que dejaste ir.
Con el tiempo te das cuenta de que cada experiencia vivida con cada persona es irrepetible Con el tiempo te das cuenta de que el que humilla o desprecia a un ser humano, tarde o temprano sufrirá las mismas humillaciones o desprecios multiplicados y al cuadrado. Con el tiempo comprendes que apresurar las cosas o forzarlas a que pasen ocasionará que al final no sean como esperabas. Con el tiempo te das cuenta que en realidad lo mejor no era el futuro, sino el momento que estabas viviendo justo en ese instante. Con el tiempo verás que aunque seas feliz con los que están a tu lado, extrañarás terriblemente a los que ayer estaban contigo y ahora se han marchado. Con el tiempo aprenderás que intentar perdonar o pedir perdón, decir que amas, decir que extrañas, decir que necesitas, decir que quieres ser amigo, ante una tumba, no tiene ningún sentido. Pero desgraciadamente, sólo con el tiempo.


J.L. BORGES